Obispos encaran furiosas preguntas sobre el mal manejo de reportes de abuso