Vicentinos responden al incremento de necesidades en la diócesis