Nuestro viaje de fe comienza en el bautismo