Misas y una marcha celebran la dignidad de la vida humana