Los diáconos comparten el amor de Cristo más allá del altar