Los deberes de un diácono se remontan al cenáculo