La pandemia causa a parroquias grandes pérdidas en donaciones de ofertorio