La más reciente exhortación es una llamada a la santidad en el mundo de hoy