La iglesia planea establecer sistema independiente para reportar abuso