La Confirmación nos fortalece para ser discípulos de Cristo