La asistencia financiera hace que las escuelas Católicas sean asequibles para las familias