Escapando, previniendo violencia en la ‘iglesia doméstica’