El obispo: Mantengamos nuestros ojos fijos en el Señor