El construir una vida de oración requiere un poco de práctica