Dios nos ayude a perseverar mientras persiste el COVID-19