Diáconos permanentes: ministros de la palabra, la liturgia y la caridad