Diácono ha trabajado sin cansancio para ayudar a jóvenes en riesgo