Cristo está con nosotros en nuestro aislamiento y en nuestras luchas