Con fe y gozo, un sacerdote filipino sirve en Sacred Heart en Waco