Aprendemos a vivir nuestra fe a través del ejemplo de los miembros de nuestra familia