Ahora es el momento de considerar el diaconado permanente