Entrevista: María, Madre de Cristo, ora por nosotros

Editora: Señor Obispo, Mayo es el mes de María ¿Cómo podemos celebrar a nuestra Madre Bendita durante este mes?
Obispo Vásquez
: Mayo es un mes maravilloso en el cual celebramos a nuestra Madre Bendita María. Mayo es también cuando honramos a todas nuestras madres en el Día de las Madres (el 14 de mayo). María es la madre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, así que esta es una gran oportunidad para nosotros de honrarla. Ella dijo “sí” completamente a la voluntad de dios y se dio completamente a su Hijo, Jesucristo. María es la primera discípula por que ella siguió a Jesús desde el principio: se dio a si misma a Él en el servicio desde el momento de su concepción por el Espíritu Santo.
Es a través de María que Jesús toma forma humana. Su “sí” a Dios le permitió a Jesús convertirse en carne y convertirse en humano como nosotros en todas las cosas pero no en el pecado. María también es nuestro ejemplo de alguien que cooperó completamente, totalmente con la voluntad de Dios. La honramos por que a través de ella, la salvación de Dios – Jesucristo – vino al mundo.
En el Evangelio de Juan, Jesús en la cruz nos dio a María como su madre. “Cuando Jesús vio a su madre y a los discípulos que Él amó, le dijo a su madre, ‘Mujer, he ahí a tu hijo’ y al discípulo, ‘he ahí a tu madre’”. Por lo tanto, Jesús recomendó a María no sólo a Juan, sino a la iglesia entera también, y nos regocijamos por que tenemos tan grande Madre quien nos protege y nos ama como a sus hijos.
Cualquier devoción a Nuestra Señora es apropiada, ya sea novenas o el rezar el santo rosario, el cual es mi favorito, en lo personal. El rosario incluye todos los misterios de las vidas de Jesús y María entretejidos como una hermosa oración. Mientras avanzamos en los misterios del rosario, reflexio-namos en la vida, muerte y resurrección de Jesús y en el papel integral de María en la salvación tal como lo acompañó en su camino a la Cruz. El rosario no es complicado, y puede ser rezado por una persona sola o en grupo. Creo que nos lleva a una meditación más profunda sobre los misterios de nuestra salvación.
Editora: ¿Tiene usted un pasaje de la Sagrada Escritura favorito que incluya a María?
Obispo Vásquez:
Sí lo tengo. Encuentro que la Anunciación (Lc 1:26-38) donde el ángel es enviado a María y ella dice que “sí” a Dios, es un hermoso recordatorio de cómo estamos llamado a aceptar la voluntad de Dios. Celebramos la fiesta de la Anunciación el 25 de marzo. También me encanta la Visi-tación (Lc 39-56), la cual se lleva a cabo justo después de la Anunciación cuando María viaja a través de las montañas de la Tierra Santa y visita a su prima, Isabel, que está embarazada con Juan el Bautista. El pasaje de la escritura resume cómo debemos vivir como discípulos del Señor. Una vez que hemos escuchado la Buena Nueva de Jesucristo, no se supone que nos lo guardemos, sino que debemos compartirlo con otros. Nosotros, como María, somos discípulos misioneros. Habiendo escuchado la Buena Nueva, María sale con prisa a estar con su prima Isabel. Ese encuentro entre estas dos mujeres santas es un momento sagrado durante el cual el Espíritu Santo se presenta cuando los niños se mueven en el vientre de sus madres como una expresión de gozo.
Editora: Este mayo también ce-lebramos el centésimo aniversario de Nuestra Señora de Fátima. Díganos más sobre esa aparición.
Obispo Vásquez:
En 1917 Nuestra Señora se apareció a tres niños en Portugal, en Fátima. Los niños estaban cuidando sus rebaños cuando ella se les apareció y les dijo que oraran, especialmente por el fin de la Primera Guerra Mundial. Con su rosario en la mano, ella animó a los niños a rezar el rosario por la conversión y por la paz del mundo y a orar especialmente a través del Inmaculado Corazón de María.
El 13 de mayo de 1981 hubo un atentado contra la vida de San Juan Pablo II, durante el aniversario de la primera aparición de María en Fátima. Él dijo después que lo habrían matado si no se hubiera inclinado para examinar una foto de Nuestra Señora de Fátima sostenida por una jovencita ese día en la Plaza de San Pedro. El atribuyó el haber salvado su vida a Nuestra Señora de Fátima y su devoción hacia ella creció. Durante una visita a Fátima en 1982 él dijo, “El mensaje de Fátima es, en su núcleo, un llamado a la conversión y al arrepentimiento, tal como en el Evangelio”.
También fue en Fátima que el gran milagro del sol se llevó a cabo y fue presenciado por los tres niños y miles que estaban reunidos durante su aparición final el 12-13 de Octubre de 1917. He visitado Fátima algunas veces y he encontrado el santuario como una lugar muy sereno de oración. Hay definitivamente una sensación de paz, y me he ido de ahí pensando que no sólo necesitaba orar por la paz, pero también necesitaba trabajar por la paz.
Editora: ¿Por qué cree que María se aparece a gente, tal como hizo en Fátima, Lourdes y Guadalupe?
Obispo Vásquez:
María se aparece en momentos muy críticos de la historia, y en esas apariciones ella siempre nos llama a acercarnos a su Hijo, Jesucristo. Ella nos lleva a un amor más profundo por Jesús. Ella nos enseña como madre, cómo amar a su Hijo. No es un amor sentimental de ningún modo; es un amor profundo y fuerte que requiere sacrificio y sufrimiento. A través del ejemplo de María, seguimos a Jesús y aceptamos el sufrimiento y el dolor que vienen con un amor tan grande. Esto es parte de quiénes somos como Cristianos. María se ha aparecido a San Juan Diego en las colinas de México y a Bernardette en Lourdes, Francia, y en otros lugares, pero siempre con un mensaje similar de conversión y animándonos a acercarnos a Jesús, su Hijo amado. Creo que nuestras oraciones por la intercesión de María son muy poderosas.
Editora: ¿Cómo puede María ayudar a madres que están sufriendo?
Obispo Vásquez:
María es una gran fuente de inspiración y enseñanza. Ella era tan humilde. Con frecuencia reflexiono en qué tan joven (15 o 16 años) era ella cuando se convirtió en una madre, aún así amó a Jesús con tal madurez y profundidad. Animo a todas las madres, especialmente a las madres jóvenes y las madres solteras que están luchando, a voltear hacia ella con confianza. María nos ofrece compasión y amor, y nunca aleja a nadie. Ella recibe nuestra oración amorosamente y presenta todas nuestras necesidades a su Hijo ¿Podemos ir directamente al Señor con nuestras oraciones? Sí, pero siempre es bueno estar bien representado, y ¿Quién mejor para representarnos que la Madre de nuestro Salvador?
Editora: ¿Cuál es su oración por todas las madres durante este mes de mayo?
Obispo Vásquez:
Oro por que todas las madres miren hacia Nuestra Señora para encontrar fuerza en ella para que puedan ser fuente de fuerza para sus familias. Que nuestra Madre Bendita continúe cercana a aquellos que sufren y proteja a todos sus hijos. Que María nos fortalezca para que seamos fuente de gozo, paz y conversión para el mundo.

Department Categorization: