Vocaciones: Cómo invitar a alguien a considerar el sacerdocio

Por el Padre Brian McMaster

Director de la Oficina de Vocaciones

Este año, el nuevo póster del seminario diocesano lleva por tema "Llamado por Dios, Invitado por Usted". El póster muestra testimonios de nuestros seminaristas sobre cómo fueron invitados por alguien a conside-rar el sacerdocio y el impacto que la invitación tuvo en ellos. Nuestros seminaristas comparten cómo fueron exhortados por sacerdotes, padres de familia, ministros juveniles, maestros, otros seminaristas, compañeros feligreses y otros. El póster nos recuerda qué tan importante y efectiva puede ser una simple invitación. Construir una "Cultura de Vocación" en nuestras parroquias, escuelas, grupos juveniles y diócesis significa que cada uno de nosotros debe tomar el rol de orar por las vocaciones, buscar activamente a aquellos que pensamos pueden estar siendo llamados y verbalmente invitarlos a considerar ese llamado.

Estos son algunos puntos útiles a recordar en lo concer-niente a nuestro papel de invitar a hombres a considerar el sacerdocio. Primero, la responsabilidad de invitar es de todos. Todos jugamos un papel importante en construir el Cuerpo de Cristo y la iglesia. Es importante para nosotros exhortar a hombres a considerar el sacerdocio, especialmente ahora cuando la cultura propone tantos valores diferentes.

Segundo, es tan simple como una invitación. No tenemos que convencer a alguien de que está siendo llamado. No tengan miedo del "no" inicial, incluso está bien esperarlo. Exis-ten numerosas historias en la Escritura y en la historia de la iglesia en las cuales hombres y mujeres fueron llamados por Dios a hacer algo extraordinario y estuvieron inicialmente dudosos o se resistieron. Pero la invitación se quedó en ellos como una semilla que lentamente creció y floreció en una cariñosa respuesta a la voluntad de Dios.

Tercero, es también importante que no seamos muy insistentes cuando invitemos a alguien. Necesitamos simplemente hacer la invitación y entonces humildemente confiar en que Dios va a cultivar el sentido del llamado en el hombre.

¿Cómo suena una invita-ción? Todo lo que tenemos que hacer es decirle al hombre en cuestión lo que vemos en él. Aquí hay algunos ejemplos de lo que hay que buscar y cómo decirlo.

Veo en ti …

Una relación sólida con Jesucristo. Estás comprometido con la oración y eres devoto de la Eucaristía

Alegría y confianza. Eres un hombre soltero y sano con una personalidad atractiva.

Compasión por los demás y deseo de servicio. Tienes muchos de los dones para convertirte en un siervo líder.

Amor por la iglesia. Eres activo en la parroquia y estás orgulloso de ser Católico.

Virtud y fuerza de carácter. Aspiras a la santidad. Confías en la misericordia de Dios y te acercas al Sacramento de la Reconciliación.

¿Qué sigue? Puede ser que usted quiera exhortarlo a tomar un paso activo que lo ayudará a responder. Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo invitarlo a responder.

Espero que tú…

Estés abierto. Puede que tengas dudas al principio. Así se sintieron muchos de los grandes santos y figuras de la Biblia que fueron llamados por Dios a tener una vida extraordinaria. ¡No temas! Confía en que Dios desea tu felicidad aún más de lo que tu la deseas. Nadie es más generoso que Dios.

Ores. Se trata de tu relación con Dios. El discernimiento sucede dentro de una dedicada vida de oración. Escucha Su voz, especialmente durante la Misa, la Adoración Eucarística, la lectura de la Escritura y el rezo del Rosario.

Hables con alguien. Considera hablar con alguien cuya fe tú admires. Habla con un sacerdote o un seminarista. Llama al Director de Vocaciones – él está aquí para ayudar.

Aprendas más. Visita austinvocations.com para leer sobre algunas maneras de aprender más sobre el sacerdocio y el discernimiento. Lee algunos buenos libros tales como To Save a Thousand Souls.

Asistas a un evento de di-scernimiento. Jesús dijo "Ven y mira". Asiste a una de las cenas mensuales de discernimiento, atiende un retiro de discernimiento, visita un seminario o atiende un Proyecto Andrew.

Que todos continuemos orando por las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa.

El Padre Brian McMaster es el Director de la OficinaDiocesana de Vocaciones. Puede ser localizado en el (512) 949-2405 o en fr-brian-mcmaster@austindiocese.org.

Department Categorization: